Iluminamos al “pueblo del desierto”

Mundo antiguo, alta tecnología

El pueblo Tohono O’odham ocupa 4,460 millas cuadradas al oeste de Tucson y hacia el sur, cruzando la frontera con el norte de México. 

En el corazón de su antigua patria y junto a un sinuoso camino de tierra se encuentra una estación de medición de la TOUA protegida por una valla metálica. En el interior hay un gabinete de metal que alberga el SEL-T400L. El sitio representa una yuxtaposición cultural: oculta en medio de un entorno histórico se encuentra una tecnología de vanguardia

Los monzones alcanzan su pico en verano, cuando fuertes tormentas eléctricas llamadas “microrráfagas” estallan sobre el paisaje desértico, con mayor frecuencia por la noche, para traer lluvia al paisaje reseco, pero también fuertes vientos.

“Tenemos algunas tormentas fuertes por estos lares, con muchos rayos, lo que puede dificultar el suministro de electricidad confiable a nuestros clientes”, dijo Darrold Hobbs, Gerente de Operaciones del Departamento Eléctrico de la TOUA. “Para evitar las interrupciones de servicio y los apagones, sabíamos que teníamos que modernizar los equipos antiguos. Escuché sobre el nuevo relé de Schweitzer Engineering, que era rápido y simple, y decidimos actualizarnos”.

Esa decisión convirtió a la TOUA en la segunda empresa suministradora de energía del mundo en utilizar la tecnología de dominio del tiempo de SEL para disparar interruptores de línea. La otra empresa suministradora de energía es Public Service Company of New Mexico, que presta servicio a más de 500,000 clientes, genera su propia energía y tiene más de 1,500 empleados. Por su parte, la TOUA presta servicio a 3,000 clientes, compra energía de varias empresas externas y tiene solo 16 empleados en su cuadrilla eléctrica.  

2019_TOUA_S_-208.png
La instalación del SEL-T400L permite a los empleados de la TOUA dedicar su tiempo y esfuerzo donde más se necesitan.

“Trabajan duro y están capacitados, pero somos una pequeña empresa de servicios públicos con recursos limitados que intenta abarcar un territorio amplio”, dijo Hobbs.

Una perturbación en una línea puede significar que los miembros de la cuadrilla tengan que conducir una hora y media para aislar una falla, a veces en carreteras arrasadas durante una tormenta monzónica, agregó.

Parte del diseño del SEL-T400L incluye localización de fallas por onda viajera, una tecnología que permite ahorrar tiempo a las empresas suministradoras de energía al buscar fallas. Esta tecnología determina la ubicación de una falla dentro del área de cobertura de una torre.  

La primera prueba en el mundo real

Poco después de que el SEL-T400L se pusiera en línea, una intensa tormenta de viento se extendió por el territorio de Tohono O'odham y le dio al relé su primera prueba en el mundo real. En poco más de media hora, hubo siete fallas, y cada vez el SEL-T400L se disparó en menos de 2 ms. Estos eventos convirtieron a la TOUA en la primera empresa suministradora de energía de subtransmisión en experimentar la velocidad de disparo sin precedentes de este relé.

“Si no fuera por esta nueva tecnología, la energía se habría interrumpido y nuestras cuadrillas habrían tenido que salir a conducir e intentar restablecerla con el mal tiempo”, dijo Hobbs. “En cambio, hizo el trabajo tan bien que ni siquiera supimos de la perturbación hasta más tarde”.

Con este evento, la TOUA hizo historia en la protección de la transmisión eléctrica.